Gracias al espíritu de descubrimiento que impulsa Algotherm, el laboratorio se encarga de seleccionar distintas especies de algas cuyas características y propiedades responden perfectamente a las exigencias de eficacia.
Dos principios básicos, dos direcciones de avance del tratamiento marino.

El agua de mar y las algas poseen analogías únicas de composición con el plasma sanguíneo. Esta similitud, sumada al fenómeno natural de la osmosis, permite conducir al núcleo de las células principios activos con una dosis precisa y una afinidad perfecta con nuestro organismo.

Apasionados de los océanos y su increíble riqueza, los equipos de Algotherm han asumido el reto de convertirse en los primeros productores de cosmética marina sin parabenos y sin fenoxietanol.